Participación Ciudadana

En la “Convención sobre el acceso a la información, la participación pública en los procesos de decisión y el acceso a la justicia en relación con el medio ambiente”, (Aarhus 1998), se recondujo de manera innovadora la participación activa como eje fundamental en la instrumentación del reconocimiento del derecho a la calidad de vida y la cohesión social. Así, la problemática que se cierne sobre el medio ambiente y además la toma de decisiones para la formación de la ciudad, desde ese momento, iban a necesitar que estuvieran inspiradas en una nueva cultura territorial y en criterios de sostenibilidad urbana, al menos para garantizar que son abordadas de manera integral.

Más tarde fue la Recomendación 19 (2001) del Comité del Consejo de Ministros del Consejo de Europa, donde se diagnosticó en el ámbito europeo el alto porcentaje del declive del interés público, de la dificultad de obtener niveles óptimos de implicación ciudadana y de las debilidades de programas de desarrollo local en zonas rurales basados en la potenciación de factores identitarios y endógenos de una colectividad.

En España, la Ley 57/2003 de Mejora y modernización del gobierno local y más tarde la la Ley 5/2010, de 11 de junio, de Autonomía Local de Andalucía, incorporan elementos que, superando el espíritu declarativo de la Ley de Bases de Régimen Local de 1985 en cuanto a la participación, apuntan a la obligatoriedad de los reglamentos de participación, el acceso a través de la tecnología de la información y el impulso a la iniciativa ciudadana y a la consulta popular.

Sin embargo entendemos que, ni incluso en el ámbito urbanístico andaluz, se da suficiente reconocimiento, desde un punto de vista preceptivo, a lo expresado en el art. 6 de la Ley 7/2002, en relación al “derecho de todos los ciudadanos a participar”. Se traduce al día de hoy en el periodo de exposición pública, la petición para ejercer la iniciativa y los registros públicos. Escaso bagaje también cuando observamos, en la modificación de la ley urbanística aprobada en Consejo de Gobierno de Andalucía el 8 de noviembre de 2011, las nuevas propuestas en materia de participación ciudadana: el resumen ejecutivo de síntesis de objetivos y directrices del PGOU e informe de sostenibilidad económica en fase de exposición pública, y la ampliación del plazo de consulta a tres meses para preguntar a la Administración Local sobre las características de un terreno.

Por lo tanto, desde aquí se propone la ampliación cuantitativa y cualitativamente de las herramientas destinadas a la participación en los procesos de elaboración del nuevo planeamiento urbanístico municipal, no sólo porque entendemos que ya está reconocido, aunque no desarrollado, sino porque supondría, fundamentalmente, una de las claves hacia la vertebración social de Mairena y la apuesta decidida por la motivación ciudadana en la construcción conjunta de nuestra ciudad.

26 7 2017. Joomla 2.5 templates. TIC Ayuntamiento de Mairena del Alcor